LOS SENDEROS- RIQUEZA Y PROGRESO EN LAS ZONAS RURALES

http://www.fedme.es/salaprensa/upfiles/229_F_es.pdf


                        MANUAL  de    SENDEROS



Hace más de treinta años que la Federación Española de Montaña asumió el reto de desarrollar una nueva actividad deportiva, el senderismo, en consonancia con lo que las federaciones y asociaciones homólogas llevaban ya años haciendo en Europa. Hoy es realidad cotidiana, la práctica de este deporte; y el elemento más visible son las cada vez más populares marcas de colores (rojo, amarillo y verde) combinados con el blanco. 


   Produce un cierto vértigo ver, desde nuestra perspectiva, como se ha evolucionado en este período. Es de justicia reconocer que este desarrollo se debe a la inteligencia de los responsables federativos, tanto de la nacional como de las autonómicas, que fueron dando cabida, recursos y cariño al desarrollo del senderismo. Y al trabajo de muchos vocales de senderos, miembros de los comités de senderismo de las federaciones y de los clubs y de otros federativos. Entre todos se ha conseguido con mucho trabajo voluntario, esfuerzo e inteligencia construir una realidad que ha calado en nuestra sociedad. 

                            Pasarela GR -49 El Real de la Jara

  En un primer momento se abordó la construcción de la Red de GR, caracterizados por la combinación del blanco y el rojo; estaba enfocada al propio colectivo de montañeros organizados en club y federaciones. El trabajo se hacía pensando en que éstos hacen de su afición vocación, y las marcas eran solo un apoyo a su propia investigación en cartografía, bibliografía y a las referencias orales que encontraban en los club. Además eran perfectos conocedores de sus posibilidades físicas, de su capacidad técnica y poseían el material adecuado. Fueron años de trabajo duro, lento, sin respaldo externo y, a veces, con la incomprensión de la propia sociedad.

            Área recreativa junto al Gr-49 en El Real de a Jara

    A mediados de la década de los noventa, veinte años después de pintar la primera marca en Tivissa (Tarragona), cambió la situación. La sociedad española, urbana y con posibilidades económicas, buscó desarrollar su ocio en la naturaleza; pero no tenía ni las habilidades, ni los conocimientos del montañero para desenvolverse en ella. Las distintas federaciones advirtieron esta necesidad de la sociedad y plantearon poner a su disposición las redes de senderos marcados. Ya existían los  PR, caracterizados por la combinación del blanco y el amarillo, que proponían recorridos con menor exigencia física. 

Ciclistas de montaña en la Sierra Norte de Sevilla

  Y para poder satisfacer mejor la demanda de la sociedad se crearon los SL, marcados con la combinación del blanco y el verde, de corto itinerario, nula dificultad técnica y escasa exigencia física. Se constató un nuevo perfil del senderista que hizo reflexionar a las federaciones. Se advirtió la influencia en el desarrollo socio-económico sostenible en las zonas rurales por donde se iban marcando los senderos; las implicaciones positivas en la salud física y psíquica de la población general que supone el ejercicio de un ocio deportivo; y la potencialidad en la sensibilización medioambiental de los españoles al facilitarles el tránsito por el medio rural, que tanto valor ecológico tiene. 



  Todo esto comprometió a las federaciones en la búsqueda de la calidad de los senderos que se marcan. Calidad que se plasma en primer lugar en la seguridad, en segundo lugar en la homogeneidad de la propuesta, en tercer lugar en la simplicidad del sistema de marcas y, en cuarto lugar, en la divulgación general de la propuesta. Fruto de este camino fue la creación de un proceso formativo no reglado para el marcaje de senderos, los "Técnicos de Senderos FEDME"; el establecimiento de foros de diálogo con los gestores de los Espacios Naturales Protegidos; y la propia redacción de este Manual de Senderos


   SENDERO-1. Definición El sendero homologado, es una instalación deportiva, identificada por las marcas registradas de GR®, PR® ó SL®, que se desarrolla preferentemente en el medio natural y sobre viales tradicionales y que se encuentra homologado por la federación autonómica y/o territorial correspondiente. Sus características han de posibilitar su uso por la mayoría de los usuarios y a lo largo de todo el año, pudiendo estar regulado por motivo ambiental y/o de seguridad. El sendero homologado es parte integrante de una red de senderos local, comarcal, autonómica y/o territorial. por cumplir unas exigencias precisas de trazado y señalización.


   2. Objetivos de los senderos homologados Los objetivos son: • Facilitar al usuario la práctica del senderismo, preferentemente en el medio natural, proporcionando seguridad, calidad e información sobre la actividad que va a desarrollar. • Incentivar el conocimiento del entorno natural y de los elementos de la tradición rural de los espacios por donde se transita, buscando una práctica respetuosa cultural y ambiental. 


  3. Elementos esenciales del sendero: la señalización y la topoguía Son elementos esenciales de los senderos homologados, tanto el código de señales que los identifican, y que están registrados en el “Registro de Marcas y Patentes” a favor de la FEDME, como los soportes donde se plasma la información. El referente esencial de la misma es la publicación de una Topoguía, independientemente de que existan otras herramientas. Las marcas de GR, PR y SL están registradas por la Oficina Española de Patentes y Marcas del Ministerio de Ciencia y Tecnología, incluidas en la clase 41 “Servicios de esparcimiento, en particular la señalización de rutas, caminos y senderos, con carácter recreativo y deportivo” a favor de la FEDME, constando tal registro en el Boletín Oficial de la Propiedad Industria.



4. Tipos de senderos homologados Los senderos señalizados homologados pueden ser de tres tipos 1. Senderos de Gran Recorrido: Se identifican con los colores blanco y rojo y con las siglas GR. La asignación de la numeración será competencia de la FEDME, pero la gestión de los mismos dependerá de cada federación autonómica y/o territorial, en el tramo que discurra por su territorio. Será condición necesaria, que su recorrido andando precise de más de una jornada, con una longitud mínima de 50 km. Éste tipo de sendero puede tener asociados enlaces, derivaciones y variantes, que se señalizarán con el código de color de los GR. La rotulación de un sendero de Gran Recorrido son las letras G y R (mayúsculas, sin espacio ni puntos entre ellas) + espacio en blanco + el numeral que corresponda. P.ej.: GR®(espacio)34 Las federaciones autonómicas y/o territoriales por las que discurra un sendero GR® interautonómico, llegarán a los acuerdos necesarios para homogeneizar al máximo las características del mismo.



2. Senderos de Pequeño Recorrido Se identifican con los colores blanco y amarillo y con las siglas PR. Será condición necesaria que se puedan recorrer en una jornada o parte, con una longitud máxima de 50 km. Comité Estatal de Senderismo de la Federación Española de Deportes de Montaña y Escalada (F.E.D.M.E.) 13 JUNIO 2007 (3ª edición) Tipos de senderos homologados La asignación de la numeración y la gestión de los mismos será competencia de la federación autonómica y/o territorial por la que se desarrollen. Éste tipo de sendero puede tener asociadas variantes y derivaciones, que se señalizarán con el código de color de los PR. La rotulación de un sendero de pequeño recorrido son letras P y R® (mayúsculas y sin espacio ni puntos entre ellas) + guión + código territorial + espacio + numeral correspondiente. P. ej.: PR®-V(espacio)38. La determinación del código territorial queda a expensas de la decisión de la federación autonómica y/o territorial correspondiente; por defecto se usará el código provincial del antiguo sistema de matriculación de vehículos de España. Por acuerdo de cada federación el código territorial puede ser autonómico, territorial y/o insular; en estos casos se cuidará que el código resultante no coincida con ninguno de los existente en el antiguo sistema de matriculación; dicho acuerdo ha de estar reflejado en el plan director de la federación autonómica y/o territorial y comunicado a la FEDME para que aparezca en el Plan Director Estatal de Senderos.


3. Senderos Locales Se identifican con los colores blanco y verde y con las siglas SL. Su desarrollo no sobrepasará los 10 km. La asignación de la numeración y la gestión de los mismos será competencia de la federación autonómica y/o territorial correspondiente. La rotulación de un sendero local son las letras S y L® (mayúsculas y sin espacio ni puntos entre ellas) + guión + código territorial + espacio + numeral correspondiente. La determinación del código territorial 14 Comité Estatal de Senderismo de la Federación Española de Deportes de Montaña y Escalada (F.E.D.M.E.) JUNIO 2007 (3ª edición) Manual de senderos queda a expensas de la decisión de la federación autonómica y/o territorial correspondiente; por defecto se usará el código provincial del antiguo sistema de matriculación de vehículos de España. Por acuerdo de cada federación, el código territorial puede ser autonómico, territorial y/o insular; en estos casos se cuidará que el código resultante no coincida con ninguno del existente en el antiguo sistema de matriculación; dicho acuerdo ha de estar reflejado en el plan director de la federación autonómico y/o territorial y comunicado a la FEDME para que aparezca en el Plan Director Estatal de Senderos.

Comentarios