TORRE DE LA PLATA

        DESMEMORIA  HISTÓRICA  DE ANDALUCÍA...

Torre de la Plata.
   Torre octogonal construida en el siglo XIII por los almohades, situada en la calle Santander, y que formaba parte de las murallas de la ciudad. Cuando Fernando III conquistó la ciudad fue rebautizada como Torre de la Victoria, aunque popularmente conservó siempre el nombre de Torre de la Plata.

  La famosa Torre del Oro tenía una enorme importancia estratégica. Defendía y vigilaba el río, principal entrada comercial de mercancías y protegía el puente de barcas que comunicaba la ciudad con Triana y permitía la llegada de víveres desde el Aljarafe sevillano. Para defender este puente disponía de una gruesa cadena que cruzaba el río y se sujetaba a la Torre de la Fortaleza (ya inexistente) en la orilla de Triana. Esta cadena fue la que partieron los marinos de Ramón Bonifaz en 1.248 con la flota de la Reconquista. Para ello se usaron dos naves  lastradas con piedras y provistas en sus proas de sierras de acero, impulsadas por remeros que, evitando los proyectiles que les arrojaban desde ambas torres, impactaron contra la cadena, rompiéndola y destruyendo el puente de barcas, cortando de ese modo la llegada de suministros desde el Aljarafe a la sitiada Sevilla. 

En 1.868 quedó totalmente aislada de la Torre del Oro, y a partir de ahí su declive y abandono fue progresivo. Rodeada de edificaciones que no permitían su visión desde la calle, creció a su alrededor el Corral de las Herrerías, concebido como espacio ideal para desarrollar una serie de viviendas que diera cabida a un contingente de población de bajo poder adquisitivo y cuya actividad laboral estaba vinculada a las industrias circundantes, principalmente las del carbón y el hierro.  Como refugio de indigentes perduró hasta 1.992, año en que fue parcialmente restaurada, derribando el Garaje Torre del Oro, que fue sustituido por un aparcamiento al aire libre, que al menos permite ver de cerca la histórica torre. Está prevista la conversión de este aparcamiento en jardines públicos.



   Era el final del recinto amurallado de la ciudad por el sur, y se unía con un muro a la Torre del Oro cerrando el espacio del ArenalSe incluye en el último añadido de la muralla de la Sevilla islámica, exceptuando la zona palaciega del flanco Sur de la ciudad, que tiene lugar en el final de la etapa almohade con la construcción de la Torre del Oro y las murallas que unían la coracha con el resto de la ciudad hacia el año 1220. En concreto la fecha de su construcción se estima comprendida entre los años 1252 y 1289.
    
  Cuando las murallas perdieron su utilidad como elemento de defensa, sus muros sirvieron como soporte a multitud de casas, almacenes y otros tipos de inmuebles. En concreto, desde principios del siglo XVI esta torre se vio rodeada de almacenes y casas, con la consiguiente pérdida visual de su porte y arquitectura, hasta la centuria siguiente, cuando fue alquilada junto a otras edificaciones colindantes. Hasta época reciente sirvió como vivienda, quedando escondida su silueta entre edificios adosados, entre los cuales solo asomaban las almenas y poco más.
   Fue restaurada parcialmente en 1992 y tanto la torre como su entorno inmediato está en estudio para su  revalorización. En cuanto al lienzo de muralla conservado que parte de ella, se integra en el conjunto de la Casa de la Moneda y formaba parte de la linea defensiva que unía a la Torre de la Plata con la Torre del Oro, a través de una torre más pequeña intermedia. Consideración especial merecen las casas adosadas a la torre con fachada a la calle Santander, ejemplo de las corrientes arquitectónicas introducidas en Sevilla por los maestros manieristas italianos a comienzos del siglo XVII.


CELLEJÓN  DE ACCESO

Comentarios