¿ Y AHORA QUE HACEMOS CON LOS C.I.N CONSTRUIDOS ?

    Esa seria una buena pregunta. ¿ Y ahora que hacemos con todo los Centros de Interpretación de la Naturaleza   ( C .I .N) construidos en  Andalucia. ?

  Esta entrada viene a consecuencia de un par de vídeos recibidos de mis  amigo Fillo y Bustos  en donde recorren en el mismo fin de semana la Vía Verde de la Minilla  dando testimonio gráfico de la belleza sin igual de su entorno natural.  Para que contempléis con vuestros propios ojos tales afirmaciones, aquí os traigo estos vídeos.







    El primero, es un vídeo de mi compañero José Antonio Bustos y su CLUB los Dolmenes de Valencina. En el vemos los paisajes y caminos   de  una de esas "pequeñisimas" rutitas de apenas 80 km que se pegan los muy maquinas. Y el segundo vídeo, es de Fillo en compañía de sus peke-maquinas por la misma Vía Verde de la Minilla.  El 3º y 4º vídeo son de otras rutas  en la misma Vía Verde.



     Pero la lectura que realizo viendo estos videos   y lo que  verdaderamente  me entristece   es ver que lo que  será el nuevo y flamente Centro de Interpreatcion de la Naturaleza sigue cerrado, sin inaugurarse y sin cumplir la funcion para la que fue construido .

     Es decir, una vez más los politicos implicados con este proyecto, no cumplen con su trabajo y nos causan un grave perjuicio a la ciudadania sin que se les caiga el pelo o den explicaciones por ello en ningun plenillo municipal o sede parlamentaria.

   Ese centro lleva terminado desde abril del año pasado, hoy un año despues continua cerrado y sin fecha prevista de apertura. Con el consiguiente riesgo de deterioro por vandalos y desaprensivos como ya ha ocurrido en Villanueva y Riominas ( daños por muchos millones de pesetas) 

      El pasado  verano en mis  dia de pesca junto  a la familia,  me   percate de la existencia de un guarda que cuidaba de sus instalaciones durante todo el dia. Hoy en dia carece de todo tipo de proteccion, bien con personal humano   o por camaras de seguridad.  

   

   Pasada las elecciones autonomicas, era de  suponer  la apertura en cascada de estos establecimientos. Pero hasta la fecha  estos  ayuntamientos tienen estos flamantes y costosisimos  centros terminados, pero sin tan siquiera poder darle fecha de  inauguración por falta de dotacion presupuestaria para equiparlos  y poder abrirlos al publico. Con el perjuicio y mala imagen que representa  de gestion politica,  por estar financiados y construidos  con Fondos Europeos al Desarrollo ( FEDER). 

     Por eso, no entiendo porque  se retrasa su apertura e imposibilitando  la masiva afluencia  de usuarios a esta Via Verde de la Minilla.  Su  funcionamiento de forma urgente  a pleno rendiminiento   podria generar  una docena  de puestos de trabajo, que  en momentos de crisis  con  sus usuarios y visitantes  haciendo gastos en sus instalaciones ( restaurantes, alojamientos, tiendas suvenir etc) vendrian muy bien para la economia de los pueblos y  dinamizar la vida rural.





    Pero una vez más, nuestros politicos dedican los recursos publicos  a otros menesteres menos importantes. Como la ultima campaña en contra de los topicos andaluces, dotada con 300.000 euros para las TV privadas y tratar de mejorar nuestra imagen a nivel nacional, sin mencionar los 25 millones de euros anuales  en proteger al  Gran Lince.
      Pero afortunadamente, nosotros como buenos biker amantes de la naturaleza, lo llevamos a gala y lo practicamos de forma natural y continuada. Los biker pasamos de detalles o cuestiones   electorales y abierto el C.I.N  o no, nosotros acudimos a la V. V. DE LA MINILLA a recorrer sus  6 km  (que apenas sirven  para calentar las piernas) pero si para andar y pasear con nuestros hijos  en plena naturaleza.

    Pero os quiero decir,  que  ésta es una de mis rutas pendientes (a explorar) pero en su  totalidad y documentarla hasta la Presa de Zufre, que es donde pierdo su rastro por estar sumergida  por las aguas del Pantano de Zufre .

      Tengo una espinita clabada   con esta VIA FERREA DE CALA,  al igual que la de AZNALCOLLAR  Despues de 32 años de autonomia, siguen las dos en estado de abandono y sin atisbos de que  algun  dia  sean recuperadas por  esta casta  politica que nos gobierna. A  los cuales la BICI y la recuperacion integra o total de ambas lineas  ferreas,   NO  les importa, NO  lo llevan en sus programas electorales ... Y  tampoco es una prioridad para ellos.



     Por mi parte con estos  videos y este blog, trato de  difundirlas y dar a conocer  su existencia,  para que todos nos conciencemos de  un  TESORO  NATURAL  desaprovechado y abandonado a su suerte.
De momento   la Via Ferrea Cala-San Juan la tengo filmada y documentada  en sus inicios  y localizada su recorrido   solo hasta  Guillena .


Este video corresponde a este tramo de San  Juan de Aznalfarache


                                                   PUENTE  CERCA DE LA ESTACION DE BOMBEO EN SANTIPONCE
                                                                      ANTIGUO TRAZADO DE LA VIA FERREA
                                                                             PUENTE DE LA ALGABA
POR AQUI PASABA EL TREN MINERO DE CALA

PUENTES DE LADRILLOS PARA SALVAR LOS ARROYOS

                                                RUINAS ANTIGUA ESTACION CERCA DEL CORTIJO LOS ACEITEROS
                                                PASO SUBTERRANEO PARA LAS TAREAS  AGRICOLAS EN  LA VEGA
CORTIJO LOS ACEITEROS
  
    El tren Minero de Cala, circulaba casi en su totalidad a las margenes  derecha del Ribera de Huelva y recorria un sinuoso y bello trazado, hasta la desembocadura  en   la Vega de La  Algaba antes de adentrarse al  Rio Guadalquivir. La totalida de su trazado original , era de 97 km desde Cala al desembarcaderode San Juan.

   La recuperación INTEGRA de esta via ferrea y reconvertirla en VIA VERDE  seria  de vital transcendencia  para los pueblos afectados en sus limites comarcales. Les daria impulso y atractivos  para ser visitados  ( Cala, Santa Olalla, Zufre , El Ronquillo , Guillena etc) disponen con esta via,  una mina  economica, turistico y deportivo de gran importancia. Es por lo que desde aqui, animo a los poderes publicos para  que se impliquen en RECUPERAR como VIA VERDE  esta antigua via ferrea y en muy poquitos años los  beneficios se empezarian a recoger de forma bien  visibles . 

   Esta importantisima VIA VERDE  ( integra de 97 km) sin explotar no puede continuar en esa situacion de inoperancia  y vetada a  los amantes de la naturaleza. Que se arbitren los mecanismos necesarios para ponerla en produccion y en beneficio de todos  nosotros.  


*****************************************************************



PARA LOS AMANTES DEL FERROCARRIL AQUI TENEIS ESTE INTERESANTE BLOG QUE HABLA DEL TREN MINERO CALA - SAN JUAN DE AZNALFARACHE.-
    

LA LLEGADA DEL FERROCARRIL A ZUFRE


        
         Hasta los años 20 y 30, Zufre se encontraba interconectado con el resto de pueblos de la comarca por senderos y las distancias se cubrían a pie o en animales de carga. En esos años, el lugar conocido como "La Noria" era el principal nudo de comunicaciones. Desde aquí partían las rutas hasta Sevilla, Zalamea, Zufre -a través de la "Calleja de los Novillos"-, Higuera y Santa Olalla.

Billete ferroviario de Santa Olalla a Camas:  Modelo de billete facilitado con motivo de la presentación de un documental en Santa Olalla sobre el ferrocarril Minas de Cala. Como puede observarse, el precio era bastante caro para la época. El trayecto era de unas cuatro horas.

         El cortijo de la Noria fue en sus ciernes una concurrida posada, que en la actualidad aún se conserva junto a la casa. Este alojamiento sirvió de cobijo a los cansados viajeros. En el umbral de la entrada, aún se conservan dos surcos que servían para que los arrieros y los piojaleros, especie de labradores autónomos sin tierra propia, pusieran los carros bajo techo y durmieran sobre los aparejos.

 Billete ferroviario de Zufre a Santa Olalla.
 
A partir de los años 20, una nueva red de comunicaciones fue sustituyendo, poco a poco, a los viejos senderos, que prácticamente perderían su importancia 40 años después.
         El acontecimiento del siglo en la historia de Zufre fue, sin lugar a dudas, la construcción del ferrocarril Minas de Cala S.A. a finales del S. XIX. Su entrada en funcionamiento en el año 1905 se convirtió en la locomotora que la economía de la comarca necesitaba entonces.

Vecinos de Zufre en  la Charca de los Chopos, en la Rivera de Huelva: Esta imagen, tomada a mediados del S.XX, muestra como la rivera era un espacio de trabajo y esparcimiento de los vecinos de Zufre. Pero el valor histórico de esta foto está en su parte posterior. Se aprecia la estación del ferrocarril de Zufre, operativa desde principios del S. XX y el puente ya construido sobre el cauce de la rivera y hoy sepultado bajo las aguas de la presa, que anegó no sólo valles, sino también los recuerdos y la historia de un pueblo. 

Imagen del antiguo puente sobre la rivera en 1992  La imagen se corresponde con la fotografía anterior; pero hecha desde el otro lado del puente. En 1992, el pantano se vació, dejando al descubierto la antigua obra de 1920, aflorando también los desvastadores efectos de la presa en el cauce de la rivera
      Ferrocarril Minas de Cala S.A.

         La aparición del tren, la vía de comunicación más sólida en aquellos tiempos en los que el resto de comunicaciones eran completamente deficitarias, abrió ilusionantes expectativas para el desarrollo de la economía local en el campo de la minería, la agricultura y la ganadería. Sin embargo, la ilusión se perdería cincuenta años más tarde con el desmantelamiento de la red, que condenó al ostracismo a la villa para el resto del siglo.
         La red nació para explotar la riqueza minera, forestal y agropecuaria de la zona y para el servicio de las canteras de El Jergal, Guillena y Sierra del Valle, que producían 5.000 toneladas de piedra al año. 
         Pero el ferrocarril también sirvió para el transporte de las personas y del aguardiente procedente de las destilerías de Higuera de la Sierra: Anís Martes Santo y Anís Serrana, así como para trasladar la producción local agrícola y ganadera.

         De acuerdo con los estudios de la época, los minerales de hierro, ferrocobrizos y de plomo de la comarca se encontraban distribuidos del siguiente modo: las Minas Teuler disponían de 4 millones de toneladas de mineral, 2 millones en la de Cala, 3 en la de Peñahierro y 20.000 toneladas en la del Castillo de las Guardas.
         La riqueza forestal estaba valorada en 5.000 toneladas de leña, 22.000 de carbón, 200 de aceituna y 11.500 de ganado porcino.      

                              Una peseta diaria

         Centenares de obreros procedentes de toda Andalucía -venían hasta de Mojácar, en Almería- trabajaron en el ferrocarril durante ocho diarias y por una peseta de jornal. El número de trabajadores era tan elevado que a pesar de las precarias circunstancias de entonces la obra tan sólo unos cinco años. Las reyertas entre ellos, algunas con resultado de muerte, eran frecuentes, más aún si se tiene en cuenta que todos iban armados con pistolas y navajas. Esta fue la razón principal de la fundación del Puesto de la Guardia Civil en la localidad hacia el año 1903-1904.
         La construcción de la vía férrea supuso un esfuerzo añadido para los caleros de la época, que tuvieron que trabajar extra para suministrar cal al ferrocarril, ya que, como es sabido, la cal, mezclada con la arena, era el compuesto que sustituía al cemento en aquellos años.
         Los corsarios, con sus carros tirados por mulos y ayudados por los mozos, eran los encargados de transportar las cargas para la construcción de la vía férrea.


Puente del Trueno:  Vía férrea Minas de Cala a su paso por el barranco del Trueno, hoy sumergido bajo la presa. Foto de Dámaso Domínguez.
         El momento más aguardado por todos llegó en 1905. Aquel año, el ferrocarril que comunicaba San Juan de Aznalfarache, en Sevilla, con Cala, en Huelva, entraba por fin en funcionamiento.
         En el término de Zufre, el trazado de la vía iba paralelo a la Rivera de Huelva. Contaba con tres estaciones, que eran, por orden ascendente, la Estación de Cataveral, la Estación de Zufre y la Estación de la Junta. 
         La Estación de Cataveral fue construida por D. Manuel Alfonso Sánchez, -hijo de D. Domingo Alfonso de Amarín, conocido como "Tío Domingo El Portugués", encargado de la construcción de la Plaza de Toros de Zufre-. La Estación de Zufre fue construida por su hermano Tomás Alfonso y la de La Junta por su otro hermano José Luis. 
         La piedra pulida de tonalidad azul empleada en la construcción de estas estaciones fue extraida de la cantera de "Ricos Pardos".
         El trayecto se encontraba salpicado de casillas para el personal encargado de su conservación y funcionamiento: capataces, brigadas y Jefes de Estación.
         La línea San Juan-Minas de Cala contaba con un ramal que salía de la vieja Estación de Zufre y llegaba hasta Santa Olalla, y con otro, construido en los años 30, que iba hasta El Castillo de las guardas.


Estación del ferrocarril de Zufre:  Restos de la estación fotografiados en 1992. Hoy, permanece sepultada bajo las aguas de la presa. ¿A quién podría interesar salvaguardar las remembranzas de un pueblo? Sepultada en nombre del progreso. Nunca fuimos tan rápido a ninguna parte.
         El sendero que se utilizaba para ir de Zufre a la Estación del mismo nombre era el denominado Camino del Carrilejo, que salía de la Piedra Redonda, atravesaba la vieja carretera hasta El Carrilejo, discurría por El Azular y volvía a atravesar de nuevo la carretera hasta el Vado de Santa Olalla, llamado así porque al otro lado de la Rivera, siguiendo el Barranco del Bezo y Juan de la Nava, iba la vereda que comunicaba Zufre con Santa Olalla.
         Los vecinos de Higuera de la Sierra accedían a esta misma ruta a través del viejo camino que comunicaba Zufre con Zalamea.
         La construcción del puente sobre la Rivera en los años 20 despejó las dificultades que existían hasta entonces en determinadas épocas el año para vadear el agua y poder llevar la carga hasta el tren.                                                    

                   La decadencia

         La decadencia del tren comenzó en los años 50. El 28 de abril de 1953, alcaldes, empresarios, usuarios y otras autoridades se reunieron para expresar su protesta contra la intención de desmantelar la red del ferrocarril. El motivo no era otro que la empresa propietaria del tendido había hecho constar su falta de productividad.
         El Alcalde de Zufre, Andrés Pascual, quien asumía la representación de los Ayuntamientos afectados en la provincia de Huelva, expresó sus quejas por el irregular funcionamiento del tren en sus dos últimos años de existencia, lo que dejó prácticamente aislado a la comarca noroeste de la provincia de Huelva y a los sectores mineros, agropecuarios y forestales.
         En el año 1958, los Alcaldes de San Juan de Aznalfarache y de Zufre encabezaron las gestiones para conseguir que el ferrocarril entrara en período de actividad y normal funcionamiento. El año 1959, el tren hizo su postrer recorrido.
         En el año 1962, la División Inspectora e Interventora de las Compañías de ferrocarriles de Vía Estrecha comunicó al Ayuntamiento de Zufre que se estaban haciendo los preparativos para subastar los terrenos del desaparecido Ferrocarril Minas de Cala S.A.
         Esta subasta no pudo ejecutarse porque los terrenos fueron cedidos gratuitamente por sus propietarios para la instalación de la vía.


Depósito de agua de la Estación del Ferrocarril de Zufre, año 1992. 

      
De acuerdo con los datos facilitados por RENFE-Sevilla, esta línea no era propiedad de RENFE y había sido explotada por una compañía vasca. El trazado Minas de Cala-San Juan de Aznalfarache ultimaba su recorrido, generalmente, en Camas. El resto del tramo se encontraba bifurcado en una vía de ancho RENFE y en otra de vía estrecha.
         En Camas, los vagones procedentes de la sierra de Huelva descargaban las mercancías a vagones propiedad de RENFE con la ayuda de un puente-grúa.

          Senderismo por la vía férrea

         El trazado de la vía férrea a su paso por Zufre goza de un atractivo incalculable para los amantes del senderismo. El paisaje que muere en las orillas pantanosas es sobrecogedor. La presencia firme, enhiesta de la Vicaria  se alza altiva sobre el agua insidiosa, atrapada en los cauces anegados, muertos. El tramo desdibujado de la vía férrea, apenas una caricatura de su otrora vigorosa presencia, acompaña en su recorrido el caudal domesticado de la Rivera de Huelva, cuyas aguas se empantanan en su cauce debido a la construcción de la presa. Los cerros permanecen impasibles al paso del tiempo. La mirada ecléctica del día no cambia.
         Resultan de gran interés las viejas infraestructuras del trazado ferroviario que el paso del tiempo aún respeta. A unos tres kilómetros de distancia del muro del pantano, se conserva parte de la estructura metálica del llamado Puente del Trueno.
         Esta vieja plataforma, que salvaba el barranco de "El Trueno", está marcada por la presencia de una bellísima vaguada que se abre entre los sedientos y empinados cerros y por la majestuosa presencia de las tres sierras morenas que conforman el techo de Zufre: La Vicaria, La Agudita y La Agüita.
         A unos doscientos metros de este puente se encuentra El Túnel de "El Chaparral", en la hacienda del mismo nombre. Entre sus húmedas y cálidas paredes se hacinan hoy millares de murciélagos.
         También resultan de interés las estaciones de Zufre y de la Junta, insignes ejemplos de la arquitectura ferroviaria de finales del S. XIX.

Locomotora "Zufre", finalizada el 26.09.1904, a su paso por el viaducto de San Juan de Aznalfarache:  El parque móvil de la línea Minas de Cala, construido entre 1901 y 1905, contó con una docena de locomotoras, las llamadas "Zufre" y "Peña del Hierro" fueron de las mayores de la línea.



Locomotora "Zufre" en la Estación de Cala.

      
El inexorable paso del tiempo y la falta de respeto hacia nuestro legado cultural no han permitido custodiar de forma más eficaz esta obra ejemplar de comienzos de siglo.
         El senderista avezado deberá adivinar ahora entre el paisaje violentado los muros derruidos de las cantinas, los pozos, los depósitos de agua, los tornos oxidados y las traviesas calcinadas que ahora se utilizan para apuntalar las alambradas. Este panorama apenas perceptible conforma la inmutabilidad del paisaje.
         Parece mentira que estos parajes solos y mudos hayan visto el paso de tantos hombres y vagonetas. Se antoja, más bien, que este silencio maduro y espeso jamás fue perturbado por las escorrentías de la grava y los cascajos, una voz, un silbato o un lamento. Parece tierra indiferente, aislada, descontextuada, donde todas las cosas han de marcharse irremediablemente sin dejar huella en su dormida nada.
                  

Comentarios

  1. Tambien estoy siguiendo el trazado férreo de las Minas de Cala.

    http://mundoaizen.blogspot.com.es/2012/03/ferrocarril-de-minas-de-la-cala-san.html

    Un saludo

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Realiza un comentario sobre lo descrito, se conciso y respetuoso, un saludo.

Entradas populares de este blog

EL ALCALDE DE GUILLENA DA LA ESPALDA AL PEREGRINO.

DESDE ALICANTE, UN FILLOLALLA MÁS

LOS SENDEROS- RIQUEZA Y PROGRESO EN LAS ZONAS RURALES