ARROYO DE LOS MOLINOS... DÉCADAS DE VERGÜENZA

  En el Camino Mozárabe por la Vía de la Plata tenemos algunos puntos negros que trae de cabeza al peregrino año tras año, uno de ellos es este, el arroyo de los Molinos, un punto casi infranqueable en época de lluvias. La Asociación de Amigos del Camino de Santiago de Sevilla-Vía de la Plata lleva más de una década pidiendo a las Administraciones que construyan una pasarela peatonal, aunque es ante el Ayuntamiento de Guillena donde la asociación Sevillana ha tenido más contacto para intentar solucionar el problema que afecta al vado de Arroyo de los Molinos cuando llega la época de lluvias.

                     ARROYO DE LOS MOLINOS DESBORDADO



   Concretamente en abril de 2010, el ayuntamiento de Guillena anunció un proyecto para la construcción de una pasarela que en el caso de lluvias, los peregrinos puedan cruzar el arroyo sin problemas alguno, algo que tres años después no hay pasarela y como no podía ser de otra forma, los peregrinos deben de cruzar este arroyo con todo el peligro que conlleva.Nuestro objetivo es claro, tenemos que dar solución a un problema que aqueja a la gran mayoría de peregrinos que intentan cruzar el Vado del Arroyo de los Molinos. La construcción de una pasarela sobre este arroyo clama al cielo.



   Intentar salvar el Arroyo en temporada de lluvias supone un elevado riesgo para el peregrino que parte de Sevilla en peregrinación por el Camino Mozárabe de la Vía de la Plata.Posiblemente para aquellos que gozan de una buena forma física el problema sea salvable, incluso para algunos les pueda parecer emocionante cruzar el arroyo en plena crecida.Pero dejemos la adrenalina aparte y pensemos un poquito en los demás, todos sabemos que al Camino no solo van "boinas verdes". Peregrinar a Santiago no tiene edad, y tampoco es imprescindible tener una gran forma física.

                          ASÍ NOS VERÁN EN ALEMANIA
    En el Camino nos encontramos con algunas personas de edad avanzada, incluso en mas de una ocasión nos sorprendemos al ver la entereza y fuerza que ponen otros peregrinos, algunos en sillas de rueda o, con alguna otra discapacidad física o mental. Todos marchamos en el mismo Camino, con un idéntico sueño y meta, la búsqueda del abrazo del Apóstol Santiago.Obstáculos como el del Arroyo de los Molinos en época de crecida ponen en riesgo cada año a muchos peregrinos, algunos de ellos con alguna discapacidad.Pongamos fin a este vergonzoso problema con la construcción de la pasarela para el Arroyo de los Molinos.

Comentarios